LAS CLAVES PARA ESCRIBIR UN ARTÍCULO CULTURAL

LAS CLAVES PARA ESCRIBIR UN ARTÍCULO CULTURAL

Recopilación Fundación Filones

Hay muchas formas de cómo escribir un artículo cultural, realmente no existe un marco que sea suficiente para definir cómo hacerlo; los maestros Jonathan Levy y Héctor Feliciano, en el marco de la Beca Gabo de periodismo cultural 2019 ofrecieron los siguientes consejos:

Atrapar al lector con el inicio: “Un buen artículo de periodismo cultural debe atrapar al lector como lo hacen las revistas. En las tapas solemos ver a una persona muy conocida o un tema atractivo que nos llevan a ver las historias que están adentro. El inicio de un texto también debe ser algo atractivo para el lector. Una vez que lo tenemos, debemos llevarlo a conocer la historia completa”.

Contar historias: “Las audiencias generalmente quieren seguir una historia, pues eso los mantiene interesados en el tema. Aunque escribamos de muchas cosas a la vez, todas deben tener una línea narrativa que las guíe”.

Aprovechar el enfoque cultural: “Escribir con un enfoque cultural puede ser una ventaja. Algunas veces, cuando se aborda un tema desde el lado político, la gente no se siente cómoda hablando al respecto. Hacerlo con un punto de vista cultural puede ayudarnos a descubrir cosas que otro tipo de
periodistas no podrían lograr”.

Cada historia que trabajes debe estar relacionada con la columna vertebral de tu texto. Todas han de estar conectadas entre sí. Eres el corresponsal de tu lector, lo tomas de la mano y le vas revelando cada detalle, le vas contando a ese lector qué es lo que buscas.

La cultura está en el centro de la sociedad. La propuesta debe darle la importancia que ella se merece, para que los temas culturales no los sigan ubicando en las páginas finales de los periódicos.
El lector es un ser exigente. Sabe y conoce sobre lo que está leyendo. Para ese lector es que se escribe. Es el amigo al que se entregará el resultado del trabajo, de nuestro esfuerzo.
Un periodista es un ser que hace preguntas, comportarse como extraños es la mejor forma de encontrar una buena historia.
Un periodista necesita salir, caminar, investigar, trabajar, luego tendrá las claves para saber sobre qué va a escribir y cómo va a abordar ese tema que ha escogido.
Esa historia ha de emocionar primero al periodista. Esas emociones serán las que trasmitirá a sus lectores que, seguro, también se emocionarán.
Necesitamos tener una historia central. Encontrarás otras, pero deben estar relacionadas con la historia central. Esa será la columna vertebral de cada texto. Eso es lo que debes encontrar.
Se tienen a veces ideas generales sobre lo que se quiere escribir, pero debes seleccionar qué historia representa esa idea de la mejor manera. Esa es la columna vertebral, ella sostendrá tu historia. Es posible que tengas que abandonar algunas ideas. Hazlo.
Hacer periodismo es aprender a separar, aprender a seleccionar. No digas qué quieres hacer, cuéntame qué es lo que está pasando.
Integra todos esos discursos que tienes en una sola historia. Busca aquella voz que dirá aquello que quieres comunicar.

Trata de abordar una sola idea, un solo tema. Si vas a escribir un libro puedes tocar mucho asuntos, pero en un reportaje debes abordar la historia de inmediato.
Si planteas una tesis sobre lo que quieres escribir, tienes que plantearte también una antítesis. Hazte preguntas que pongan a prueba tu tema. ¿Por qué esto me interesa? ¿Qué emoción quiero transmitir a mis lectores? ¿Qué quiero explicar a mi lector?
Si mi idea es el éxito, por ejemplo, he de preguntarme cómo puedo mostrarlo. Igual sucede con el fracaso. Pero ni el éxito ni el fracaso son iguales para todos.
No puedes repetir ni propagar el discurso oficial. Hay que ir a la casa de la gente, allí encontrarás algo que no es oficial sino humano.
Debes eliminar los clichés en la propuesta. No vas a repetir lo que ya se dijo. La solución es ir a los lugares y ver cómo vive la gente, qué hace, cómo trabaja, conocer sus condiciones. Allí estarán los detalles que necesitas para narrar.
Si en tu propuesta incluyes una pregunta, la única posibilidad que tienes es responderla. Las preguntas abstractas requieren respuestas prácticas.
Cuando reportas una historia, debes ir más allá de los temas comunes. Debes ‘romper la piñata’ y encontrar las pequeñas historias adentro. Tu misión es encontrar dentro de esa piñata la historia más valiosa, la palabra más valiosa. Eso es lo que se busca para capturar al lector.
Hay muchas ideas sobre la realidad, pero al plantear la propuesta hay que focalizar, y para eso es necesario escuchar a la gente.
Debes tener la capacidad de construir en una frase de qué tratará la historia. Así sabrás qué tan ambiciosa la estás pensando, porque no es lo mismo correr los 100 metros, que correr una carrera de fondo. Eso define a quiénes quieres entrevistar, cuáles serán tus abordajes. Esa es la columna
vertebral del texto.
Las historias son acciones, no ideas, ni discursos, ni sentimientos. Las historias retratan esos sentimientos. Hay que olvidarse de los discursos y contar la historia.
Tener cuidado al escribir en primera persona: “Las piezas en primera persona son difíciles de escribir, pero son muy atractivas porque los lectores nos identificamos con ellas. La ventaja de la primera persona es que la gente puede seguirnos en el proceso, pero debemos conseguir que confíen en nosotros”.
Entrevistar en persona: “Siempre hay que procurar hacer las entrevistas en persona o por Skype. Hacerlas como cuestionario por correo electrónico es una pérdida de tiempo. Una entrevista en vivo siempre es una negociación. Uno no sólo está haciendo preguntas, sino negociando ideas y visiones
con el entrevistado”.
Ser modesto en las entrevistas, pero demostrar conocimientos: “Uno debe ir a la entrevista de la forma más modesta que se pueda. Pero hay que hacerle saber a tu interlocutor que sabes de lo que están hablando. Cuando uno se da cuenta de que el periodista sabe de lo que habla, uno puede hablar más profundamente. Eso hace que los entrevistados hablen como si estuvieran hablándose a sí mismos. La situación ideal para un periodista es que el entrevistado pueda hablar como si no tuviera enfrente a un periodista”.
Seguir a un personaje: “Hay que tratar de encontrar un personaje que guíe las historias. Puede ser una persona cualquiera que sirva como ejemplo de algo mucho más grande”.

Convertirse en el corresponsal de los lectores: “Hay que recordar que uno es el corresponsal del lector para ir a un lugar, conseguir la información y llevársela. Siempre hay que vernos como mediadores modestos. Vernos como alguien que sirve como mediador de la información es útil porque nos hace considerar al lector. Es una forma de controlar nuestro ego”.


En el blog OKDIARIO el 02 julio de 2018, se dieron estos consejos muy simples.
Una de las tareas más complejas para quien se dedica a escribir o al periodismo es escribir un buen artículo periodístico. Saber contar una historia es indispensable para atrapar la atención del lector.
¿Quieres saber cómo escribir un artículo periodístico? Sigue leyendo y descubre las claves para poder hacerlo con éxito.

Pasos para escribir un artículo periodístico:
Elegir un buen tema: sin duda lo primero que debes tener claro es el tema sobre el que quieres escribir. Lo ideal es centrarse en algo de actualidad que interese al público y que sepas que puedes centrarte en él de manera que puedas hacer un buen trabajo. También puedes elegir un tema que
sepas que en poco tiempo va a estar en boca de todos. Ser un buen periodista implica salir a buscar la noticia, no esperar a que la noticia venga a ti.
Investigación: un buen periodista debe investigar muchísimo para poder escribir un buen artículo. Busca varias fuentes con puntos de vista diferentes para poder tener una idea general y lograr la mayor cantidad de información posible. Periódicos, revistas, radio, televisión, podcasts, vídeos,
blogs, experiencias personales… hoy en día hay multitud de fuentes con las que puedes adquirir y contrastar información.
Conocer al público: para escribir un buen artículo periodístico es imprescindible conocer al público que lo va a leer, de ello dependerá en gran medida el tipo de escritura y lenguaje que debas utilizar.
Título: el título es sin duda una de las características más importantes del artículo, lo que llama la atención en primera instancia para empezar a leerlo. Debe ser breve para que se pueda recordar pero con la suficiente longitud como para que pueda decir en qué está centrada la historia.
Introducción: todo artículo debe llevar una buena introducción, un párrafo en el que consigas captar la atención del lector para que se motive lo suficiente como para seguir leyendo toda la historia.
Enfoca tu idea claramente en la introducción para resumir qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué.
Estructura: el texto del artículo debe estar bien expuesto una vez superada la introducción. Explica la historia con todo detalle, cada persona que forma parte de ella, por qué está ahí, qué importancia tiene. Describe los hechos con la mayor realidad posible y, especialmente, con total objetividad.
Conclusión: para cerrar la historia debes tener una conclusión final, que sea determinante y sirva para cerrar el contenido de manera exitosa. El lector debe quedarse satisfecho con lo que ha leído, aunque la historia en sí sea negativa, la experiencia de lectura será positiva si ha estado bien escrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *