San Basilio – El Palenque de la Libertad.

San Basilio – El Palenque de la Libertad.

Benkos Bioho - plaza de Palenque

Benkos Bioho - plaza de Palenque

N° 1, Mayo 2020, Compilación Fundación Filones

En la América Latina, las gentes de todos los países se ufanan del grito de independencia del yugo español, algunos, soportan en estudios y tratados, como suya la fecha más remota; es aceptada como primera, la rebelión de José Gabriel Túpac Amaru en el Perú; fue en 1770 apenas cuarenta años antes de nuestro grito de independencia en Santafé de Bogotá el 20 de julio de 1810; los comuneros de José Antonio Galán se rebelaron años antes, pero no mostraron intenciones separatistas, solo exigían justicia en los impuestos. La primera nación en lograr su independencia fue Saint Domingue (Haití), la colonia más rica del continente americano, donde en 1802 se entremezclaron la revolución social y la lucha anticolonial, de su población de esclavos, por la independencia contra tres potencias europeas: Francia, Inglaterra y España.

En lo que hoy es conocido como Guinea Bissau, un pequeño país en el noroccidente del continente africano, vivía el rey Benkos Biohó, de la estirpe bantú. En una fuerte batalla contra los portugueses, quienes dominaban el tráfico de esclavos, el rey Benkos Biohó y otros bantúes perdieron su libertad; encadenados y maltratados fueron enviados, como mercancía, al Nuevo Mundo a servir como mano de obra. Fue así como la odisea empezó, pasando de ser un rey, a ser un esclavo.  

Benkos Biohó aprendió rápidamente el español, y empezó a trabajar para el famoso misionero y jesuita español Pedro Claver, como traductor, para facilitar la comunicación con los esclavos africanos que llegaban de diferentes partes del continente. Así, fue conociendo la manera de vivir de los españoles, sus costumbres y sus creencias. Pero seguía extrañando su libertad y pronto su espíritu libre lo haría encontrar la manera de escapar. 

Benkos Biohó y otros esclavos iban río arriba, remando contra la corriente, llevaban mercancía de su amo, Juan de Palacios. En ese entonces los esclavos pasaban de un dueño a otro y su costo variaba dependiendo de su fortaleza y de sus habilidades; es así como hombres jóvenes y robustos eran apetecidos, ya que podían trabajar largas jornadas sin cansarse, como era la situación de Benkos Biohó. Durante este viaje, todos cayeron al agua, en un accidente del bote, no se sabe si causado de manera premeditada o sólo por casualidad. Benkos Biohó nadó hasta la orilla y después de salvar su vida, se internó en el monte, así se hizo libre… y aunque su libertad duró poco, alcanzó a reconocer el territorio que habitaba con la claridad para imaginar cómo habría de escapar después, no sólo, sino con muchos de sus compañeros africanos de infortunio. 

Cinco años después de haber sido traído desde África, Benkos Biohó seguía soñando con regresar a su hogar. En una revuelta previamente organizada con venticinco esclavos más, escapó de sus captores. La rebelión que duraría más de diez años había comenzado. Por una parte, dejar escapar a varios esclavos podría dañar la imagen de los españoles, pero por otra, era muy riesgoso salir en su búsqueda; como era de esperarse, sus amos optaron por la segunda opción, y fueron a recuperar a sus esclavos. Muchos de ellos se encontraron con la muerte, y los españoles que salvaron su vida regresaron temerosos: Benkos Biohó había logrado escapar y, además, causar temor en su oponente, el rey renacía en tierras lejanas.

En 1599, apenas cien años después de la llegada de los europeos a este continente, el negro esclavo de Benkos Biohó y su mujer Ulva se rebelaron amplia y totalmente contra la opresión española y declararon su independencia, estableciendo por vez primera la cimarronera (Poblado formado de esclavos negros cimarrones que escapaban de las haciendas). Fueron inmediatamente perseguidos por todo el poderío militar colonial de Cartagena de Indias; Benkos Biohó huyó y fundó su primer palenque rebelde en la Matuna, después siguió al sur por las tierras contiguas al Canal del Dique y se estableció en el lugar que más tarde se denominaría San Basilio de Palenque. Allí organizó un ejército con indios y negros cimarrones. Atacó a Cartagena de Indias para exigir derechos, pero la guerra le fue adversa y lo derrotaron aún en su Palenque. Huyó por mar con sus gentes y sus tropas, y después de un desembarco exitoso en Tolú, invadió las sabanas de Corozal (Sincelejo aún no existía) en busca de sus aliados los Indios de Jegua que estaban por los lados de la depresión Momposina; luego, aliado con los del cacique Loba y los Chimilas, siguió por el río Karibe abajo y fundó palenques en las proximidades del delta del río muy cerca de su mar.

Benkos Biohó logró, después de muchas batallas, que los representantes de la corona le permitiesen circular libremente por Cartagena de indias, mediante pactos en los cuales se le permitía mantenerse en su territorio, con su grupo, sin más ser más esclavos, a condición de promover más fugas, pero traicionado terminó en el patíbulo; el rey murió libre. Setenta años después de los primeros pactos iniciados por Benkos Biohó, se plantearon de nuevo negociaciones directamente con el Rey. Se aprovecha la mediación del cura doctrinero de Turbaco, Don Balthasar de la Fuente, que viaja a la corte, para llevar una propuesta de paz. Se buscaba pertenecer dignamente a la sociedad colonial sin ser discriminados, ni explotados. Contradiciendo una cédula anterior de 1688 donde se había declarado por enésima vez la guerra a los cimarrones, la Corona acepta la propuesta, y la envía en la real Cédula del 23 de agosto de 1691, fechada en Madrid. La consecución de un territorio, la búsqueda de la libertad y la obtención de recursos para desarrollarse, fueron en sí mismos los lineamientos esenciales del discurso político que aún hoy continúa signando la historia palenquera.

Benkos Biohó, fue el primer separatista Americano con éxito y en su recuerdo, con su nombre, solo queda un caserío en el departamento del atlántico. Para colmo, en los mapas del Instituto Geográfico Agustín Codazi lo escriben mal, se llama Biojó y así lo nombran sus habitantes pero en los mapas figura como Piojó o Piojo.

Pero él: Benkos Biohó, atravesó con rebeldía y gritos de independencia el gran territorio que hay desde Tolú hasta la Mojana, logró la fusión de intereses y raza con los indios y colonos blancos de la depresión, dando origen a la bien llamada Raza Cósmica que hoy puebla principalmente esa zona del país.

Estatua de Benkos Biohó ubicada en San Basilio de Palenque (Foto Alfonso Domínguez Angarita)

Ubicación geográfica y estatus político

San Basilio de Palenque está ubicado en el departamento de Bolívar, cincuenta kilómetros al sur oriente de Cartagena de Indias. Se encuentra en las faldas de los Montes de María, en la zona media del Canal del Dique, con una temperatura promedio de 35°C. Este territorio es un corregimiento del municipio de Mahates y por lo tanto carece de autonomía administrativa y presupuestal, así como de capacidad de interlocución oficial con otras instancias estatales en los ámbitos departamental y nacional.

Actividades económicas

En San Basilio de Palenque habitan aproximadamente 3,500 personas que corresponden a cerca de cuatrocientas familias repartidas en un poco más de cuatrocientas viviendas. Existe una población palenquera fuera de este territorio que actualmente llega aproximadamente a diez mil personas distribuidas entre Cartagena (50%), Barranquilla (39%), Caracas, Venezuela (6%), el centro del país (4%), y Maicao (1%).

La principal actividad productiva de San Basilio de Palenque es la agropecuaria, pero a diferencia de los demás corregimientos de Mahates la agricultura es más importante que la actividad pecuaria y ocupa el primer lugar al generar aproximadamente el 45% de los ingresos del municipio. En San Basilio de Palenque hay una clara división del trabajo entre hombres y mujeres. El 20% de los pobladores se dedica a la agricultura (hombres), un 16% combina esa labor con actividades pecuarias (en su mayoría hombres), mientras un 28% se dedica a la venta ambulante de dulces (en su totalidad mujeres). El porcentaje restante se consagra a otras actividades.

Elaboración de dulces tradicionales

Las mujeres palenqueras se dedican a la venta ambulante de dulces tradicionales (cocadas, caballitos, enyucados, alegrías) y son reconocidas como un símbolo de la cultura del Caribe colombiano, aunque esto último no se reconoce ni se transmite a través de sus productos.

La elaboración de dulces es la base de la economía familiar, en la mayoría de los casos constituye la principal fuente de ingresos de la familia. Esta actividad proviene de un saber-hacer tradicional que poseen todas las familias y que se transmite de generación en generación.

Los dulces se comercializan de forma particular: las mujeres los portan en palanganas que llevan sobre su cabeza y van recorriendo las ciudades promocionándolos a viva voz. Así, para su comercialización las mujeres viajan a distintos municipios y envían las utilidades a la comunidad.

San Basilio – El palenque de la libertad

En 1599, apenas cien años después de la llegada de los europeos a este continente, el negro esclavo de Benkos Biohó y su mujer Ulva se rebelaron amplia y totalmente contra la opresión española y declararon su independencia, estableciendo por vez primera la cimarronera (Poblado formado de esclavos negros cimarrones que escapaban de las haciendas). Fueron inmediatamente perseguidos por todo el poderío militar colonial de Cartagena de Indias; Benkos Biohó huyó y fundó su primer palenque rebelde en la Matuna, después siguió al sur por las tierras contiguas al Canal del Dique y se estableció en el lugar que más tarde se denominaría San Basilio de Palenque.

Posted by Fundación Filones on Tuesday, 21 April 2020
Palenque, un pedazo de África en Colombia.

Cultivo de productos agrícolas

El cultivo de productos agrícolas (yuca, ñame, maíz, etc.) es la principal fuente de ingresos y de empleo para los hombres de la comunidad. Representa también un saber-hacer tradicional, que implica técnicas de producción ancestrales que se transmiten de generación en generación.

Las labores agrícolas se desarrollan en rozas, que son terrenos de no más  de  una  hectárea.  La estructura del gavilaneo o cambio de manos, que consiste en que todos los hombres trabajan en la roza de los otros, marca un antecedente para la inversión solidaria. Los productos se venden principalmente a intermediarios en el corregimiento o en poblaciones vecinas y hay poca incidencia en la determinación del precio.

Producción artesanal

Los productos artesanales (sombreros, esteras, canastos, mochilas, marímbulas, tambores, herramientas de trabajo para el campo, etc.) se dirigen sólo al autoconsumo y se fabrican de modo individual o por encargo. Son también un patrimonio tangible, un saber-hacer que se transmite de generación en generación, conocido por todas las familias.

Otras actividades económicas

Complementan estas actividades económicas la cría de cerdos y de aves de corral, los pequeños cultivos en los patios de las casas, los mototaxistas que prestan transporte hasta la carretera principal, las pequeñas tiendas que venden al menudeo, dos locales que prestan servicios de comunicación, una papelería, una farmacia, un restaurante, un depósito, un carpintero y un electricista -constructor.

Actores

El Consejo Comunitario Ma Kankamaná —la autoridad— de San Basilio de Palenque es la principal estructura democrática de la comunidad. Fue creado con base en la ley 70 de 1993, con el objetivo de administrar los territorios entregados por el Estado como propiedad colectiva.  Entre sus funciones está la delimitación y asignación de áreas al interior de las tierras adjudicadas, la conservación y protección de los derechos de propiedad colectiva, la preservación de la IC, el aprovechamiento y conservación de los recursos naturales, la designación del representante legal de la comunidad, y la resolución de conflictos (Congreso de la República 1993).

El Consejo Comunitario Ma Kankamaná ha ganado espacios —y sobre todo consolidado un imaginario— como principal autoridad de los asuntos de la comunidad. En la actualidad su mayor responsabilidad es la gestión frente al municipio y la gobernación.

Existen otras organizaciones de  origen e impacto locales, como la Corporación para el Desarrollo de las Comunidades Afrocaribeñas Jorge Artel, el Club Social Criollos Ku Suto, la Fundación Palenque Libre, el Centro de Vida San Basilio de Palenque y la Corporación Festival de Tambores y Expresiones Culturales de Palenque de San Basilio. Estas organizaciones son el respaldo jurídico de un grupo de palenqueros que lidera procesos de promoción y preservación del patrimonio cultural.

En relación con la presencia del Estado, intervienen en el territorio el gobierno departamental —la Gobernación de Bolívar— y local —el Municipio de Mahates. Se destacan otras entidades como el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), las secretarías de educación de Bolívar y Atlántico, los ministerios de Cultura, del Interior y de Justicia, de Educación Nacional y     de Comunicaciones.        

En distintas ocasiones han intervenido también en la comunidad otros actores, como universidades públicas y privadas y algunas fundaciones y ONG.

Rasgos

La comunidad de San Basilio de Palenque representa el 0.1% de la población afrodescendiente en Colombia. No obstante, constituye una de las cuatro fuentes de “afrocolombianidad” reconocidas oficialmente por el Departamento Administ. Nacional (DANE 2006) y sobresale por su particular realidad histórica, social y cultural.

Cosmovisión: el Lumbalú y lo mágico-religioso

El Lumbalú es la cosmovisión particular de los palenqueros, manifiesta principalmente en el manejo de la salud y la enfermedad, en  las  relaciones  con  la  naturaleza,  los  rituales  fúnebres  y  las prácticas  mágico-religiosas.  En esta forma particular de ver el mundo, se encuentran en permanente diálogo lo natural y lo sobrenatural, lo real y lo no-real, el palenque de acá (regido por la naturaleza) y el palenque de allá (regido por el creador), por lo que la religiosidad se considera animista y da pie a conocimientos de medicina tradicional.

La música y la danza: medios de expresión de vida

Otro rasgo constitutivo de la comunidad palenquera es su sensibilidad musical. Todos los géneros musicales encuentran un momento en la cotidianeidad colectiva, que incorpora su esencia tradicionalmente en dos ámbitos.

Hay en primer lugar una música y danza para festejar, constituida por estilos alegres a través de los cuales las personas expresan movimientos corporales espontáneos. En pareja lo hacen a través del entrompao, paraíto o el paseo. Estos modos de danzar son típicos de ritmos como el mapalé (danza que celebra la libertad), la púyala, el son palenquero, la chalusonga, la champeta y de ritmos comerciales como el vallenato, el merengue y la salsa.

En segundo lugar hay música y danza de dolor, que corresponde a los aires del lumbalú, el bullerengue sentado y el son palenquero. En ellos se evidencia el crucial lugar de la mujer y las estructuras sociales ya que incluyen los rituales del duelo y son base de la religiosidad palenquera.

El Festival de Tambores de Palenque Se celebra desde el año 1985, y está organizado por la Corporación Festival de Tambores y expresiones culturales de San Basilio de Palenque. Tiene nombre de instrumento musical debido a que para los palenqueros el tambor está presente en todas las actividades cotidianas desde los rituales fúnebres hasta las diferentes formas de diversión y recreación, desde el momento del nacimiento hasta el de la muerte; durante estos días se celebran concursos de peinados, talleres de percusión, muestras de comidas típicas, talleres de lengua palenquera y eventos académicos que convocan a expertos e investigadores de los saberes ancestrales africanos, ofreciendo un espectáculo lleno de historia, identidad y alegría, con el objetivo de forjar en los individuos sentido de pertenencia por lo propio, por todo el patrimonio oral e inmaterial.

Festival de Tambores 2013

Este es el video oficial del Festival de Tambores. Los invitamos a disfrutar nuevamente de todo la magia del tambor y los ritmos africanos que nos acompañaron en el 2013.

Posted by Tambores Tambores En Palenque on Monday, 23 December 2013
Video oficial del festival de tambores de Palenque

Lengua y tradición oral

La lengua palenquera es la única lengua criolla con base léxica española que contiene elementos lingüísticos de lenguas romances (español y portugués) y del grupo lingüístico bantú africano. Da cabida a una tradición oral que incluye mitos, leyendas, cuentos, chistes, historias y décimas. Estas formas permiten la transmisión de la memoria y dan base al conjunto de relaciones sociales, económicas, territoriales y ambientales de la comunidad.

Formas de organización social

Es importante destacar el carácter polifacético de los palenqueros.  Cada miembro de la comunidad, hombre o mujer, cumple distintos roles. Será agricultor, músico, artesano, consejero, si es hombre; o dulcera, música, rezandera, consejera, si es mujer. Asimismo, existen distintas formas de articulación social que dan orden a la comunidad y explican su capacidad organizativa y los lazos de cooperación que manifiestan sus miembros.

Los kuagros o grupos de edad tienen su origen en África. Es una particular forma de articulación social que congrega a individuos que comparten la edad, el género y el lugar de residencia; genera derechos y deberes para con los demás miembros.

Las  juntas,  en  cambio,  no  están  limitadas  por  criterios  de edad ni de género y se constituyen con propósitos definidos, cuando  estos  se  han  cumplido  las  juntas  terminan.  Por esta razón, una misma persona puede pertenecer a varias juntas al mismo tiempo y puede ser representada en ellas por un tercero cuando se encuentra ausente.

https://www.colombia.co/cultura-colombiana/san-basilio-de-palenque-primer-pueblo-de-africanos-libre-de-america/

Cocina palenquera para el mundo

La autenticidad del lugar se refleja en su lengua y su gastronomía, premiadas internacionalmente en los premios Gourmand World Cookbook Awards 2014, en Beijing, China. En el concurso participaron 15.000 libros de cocina de ilustres personalidades del sector, procedentes de 184 países. Por cuenta del destino, entre estos figuraba ‘Kumina ri Palenge pa tó paraje’, un libro escrito en San Basilio de Palenque, con recetas ancestrales e instrucciones dadas en lengua palenquera. En su elaboración participaron treinta y ocho palenqueros, que se prepararon para compartir sus recetas. Al final obtuvieron el reconocimiento considerado el Premio Óscar de la gastronomía.

Un idioma que solo se habla en Colombia

En los barcos europeos se hallaban cautivos provenientes de diferentes regiones y culturas africanas. Una estrategia de colonización para que los confinados en embarcaciones y lugares de trabajo no pudieran comunicarse, evitando así motines o planes de escape. Contrario a lo que se esperaba, estas tribus juntaron un poco de castellano, portugués, inglés, francés y las lenguas africanas bantú y pingui para crear su lengua palenquera. Solo ellos entendían aquel complejo sistema de mensajes que aún hoy persiste y se habla en San Basilio de Palenque. Esta es una de las 69 lenguas nativas que actualmente existen en Colombia.

La lengua palenquera, compartida en todos los palenques de la época y autóctona de las comunidades africanas en América, hoy solo existe y se habla en Colombia, gracias a los cimarrones que huyeron de Cartagena y fundaron San Basilio de Palenque. Incluso allí, en la Ciudad Amurallada, a 60 kilómetros del lugar, las palenqueras que recorren las calles vendiendo sus productos hablan en su propio idioma.; una lengua excepcional de valor incalculable para la cultura colombiana.

Una sociedad sin igual

Un lugar sin policías, en el que no existe la delincuencia. La comunidad se organiza alrededor de grupos llamados ma-kuagro. Un sistema de derechos y deberes comúnmente aceptado, en el que todos velan por el bienestar general. La Guardia Cimarrona trabaja por el bienestar de San Basilio de Palenque y los ma-kuagro se encargan de gestionar asuntos comunitarios localizados, como el “lumablú”. Una ceremonia fúnebre de nueve días con cantos, danzas y festines en honor a un fallecido. Por las calles se escuchan los ‘lecos’ de quienes cantan lamentando la partida y el noveno día resuena el ‘tambor pechiche’ dando el último adiós.

En el centro del parque principal se emplaza el monumento del legendario Domingo Boikos Biohó. En los patios y solares las mujeres trenzan el cabello de sus pares, como siglos antes lo hacían para dibujar mapas de escape o esconder semillas antes de huir, esperando plantarlas en un lugar libre. Aunque registrados como Cassiani, Salgado o Cáceres, aún conservan sus nombres y apellidos africanos.

Pero la vida no es fácil.

Las pantallas de los periódicos y los televisores del mundo mostraban la imagen del boxeador en el piso noqueado, Alfonso ‘Peppermint’ Frazer dejaba de ser el campeón mundial de boxeo. Por su parte, Antonio Cervantes, conocido como ‘Kid Pambelé’, le propinó un uppercut certero que lo coronó como nuevo campeón del mundo, sucedió en Panamá, tierra del derrotado campeón. Pero San Basilio de Palenque, tierra de boxeadores, no solo tuvo un campeón del mundo sino tres, porque algunos años más tarde los hermanos Prudencio y Ricardo Cardona, llenaron de gloria su gente; pero no solo se han dado boxeadores, Evaristo Márquez, conocido internacionalmente por su interpretación del personaje “José Dolores” en la película Queimada​(1969), junto a Marlon Brando y dirigida por Gillo Pontecorvo.

Las casas tradicionales en Palenque se encuentran construidas con palma, caña, barro y boñiga. La mayoría de las casas tienen en el patio, el baño y la cocina, compuesta ésta última de un rancho de madera con techo en palma, un fogón de tierra y piedras.

Los servicios públicos son deficientes. San Basilio de Palenque no cuenta con el servicio de gas natural domiciliario. Cuenta con luz eléctrica desde el año 1974, cuando se instaló una red primaria, por solicitud del campeón Kid Pambelé a la presidente de la época, que en la actualidad es la que continúa surtiendo de energía al municipio. Esta red se ha deteriorado en varias ocasiones y sólo la mejoran en el tramo que se afecte, cada remiendo interfiere con la efectiva conducción de la energía; es así como en Palenque no llega a los 110 voltios, y se mantiene entre los 80 y 90 voltios, deteriorando los electrodomésticos en las viviendas.

Por otra parte, el corregimiento cuenta con un suministro de agua potable de extracción profunda y distribución directa, sistema manejado por una Junta de Usuarios. El agua se extrae en el sector de Palenquito o las Ilusiones (Malagana) y se conduce a unos tanques elevados. Sin embargo, en la actualidad el agua no es tratada y el servicio no es constante, es colocada cada ocho días y en algunas ocasiones la comunidad puede durar varios meses sin ella.

Para el corregimiento de San Basilio de Palenque los datos de pobreza que se pudieron obtener corresponden a dos de los indicadores que intentan examinar la condición de pobreza desde una perspectiva estructural: 1) el Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), y 2) el Índice de Condiciones de Vida (ICV). Estos indicadores identifican la situación de pobreza a partir de la carencia de algunos bienes y servicios que son considerados indispensables para la subsistencia del ser humano.  El Índice de NBI es un método que contrasta la satisfacción de una serie de necesidades previamente establecidas, y considera pobres aquellas que no lo hayan logrado. Los criterios utilizados para calcular el NBI en Colombia son: vivienda inadecuada, vivienda sin servicios, hacinamiento, inasistencia escolar y dependencia económica. Se determina pobres a aquellos hogares que presentan al menos una carencia, y en estado de miseria, cuando tienen más de una necesidad insatisfecha.

El cálculo de este índice para San Basilio de Palenque, utilizando los datos registrados en la encuesta del Sisben 2004, y actualizada en 2007, muestra una situación de pobreza alarmante, ya que cerca del 76,7% de la población presenta al menos una Necesidad Básica Insatisfecha, es decir, 2.886 personas se encuentran en estado de pobreza en el corregimiento. A modo de comparación, según el Censo de 2005, la pobreza por NBI en Mahates era del 53,6%, en Bolívar de 46,6%, en toda la Región Caribe de 47,2% y en todo el país de 27,8%.

Por otra parte, el porcentaje de personas en estado de miseria en San Basilio de Palenque es del 50,1%, es decir 1.886 de las 3.762 personas que habitan el corregimiento, según la encuesta Sisben, se encuentran en esta condición.

Por componentes del índice, la principal Necesidad Básica Insatisfecha en San Basilio de Palenque es la falta de los servicios de acueducto y alcantarillado en las viviendas. El 50,4% de las personas habitan en viviendas que no cuentan con estos servicios. Los deficientes materiales de las paredes y pisos y la inasistencia escolar de menores entre 7 y 11 años, son otros de los elementos que contribuyeron al elevado índice NBI que presenta el corregimiento, con 37,1% y 37% de los hogares, respectivamente.

El segundo indicador empleado para medir la pobreza y calidad de vida en San Basilio de Palenque es el índice de ICV. Este indicador busca ser más integrado e informativo sobre la satisfacción de necesidades básicas y calidad de vida, puesto que combina indicadores de acceso y calidad de los servicios, educación y capital humano, tamaño y composición del hogar y calidad de la vivienda. Este índice genera un ordenamiento de los hogares en una escala de 0 a 100, donde un puntaje de 0 a 36 representa una calidad de vida muy mala; de 37 a 53, mala; de 54 a 68, regular; de 69 a 86, aceptable; y de 87 a 100, buena. Los resultados que arroja este índice evidencia  la  vulnerabilidad  económica  y  de  derechos en la que se encuentra la comunidad de San Basilio de Palenque. Mientras el índice calculado para Colombia y el departamento de Bolívar, por el Programa Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), con base en datos de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) del DANE de 2005, es  de  78,8  y  73,7  puntos,  respectivamente,  el puntaje del corregimiento de San Basilio de Palenque, con base en la encuesta Sisben en 2007, es de 45,5 puntos, es decir, 33 puntos por debajo del promedio nacional y 22 por debajo del nivel mínimo que la Constitución Política de Colombia busca garantizar.

Fuentes:

Palenque de San Basilio Obra Maestra del Patrimonio Intangible de la Humanidad – UNESCO

http://www.uniminutoradio.com.co/imaginalapaz/wp-content/uploads/sites/13/2018/11/HISTORIA-4.-Benkos Biohó.pdf

San Basilio de Palenque, Colombia: Cultura Presente, territorio ausente – Universidad Externado de Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *